La naturaleza fue generosa con Cayastá, primorosa población del corredor costero santafesino, de calles de arena y ritmo tranquilo, ubicada en un paraíso natural junto al río San Javier, poderoso afluente y tributario a la vez del Paraná, a cuya cuenca pertenece.

Son estas mismas tierras y estos paisajes los que enamoraron y decidieron a Juan de Garay a establecer la primera fundación de Santa Fe, cuyas ruinas, verdadero patrimonio de la humanidad, deslumbran por su conservación y por su invalorable testimonio.

Cayastá posee un clima templado. Se destaca por la inexistencia de cuatro estaciones bien delimitadas, con escasa variación térmica anual con veranos cálidos e inviernos suaves, precipitaciones que llegan a los 1.100 mm. repartidas en forma más o menos pareja durante todo el año y abundante humedad. La estación más calurosa va desde noviembre a marzo.  La temperatura media en invierno es de 10ºC, y la temperatura media en verano es de 24ºC.

Cayastá está bajo la influencia directa del río San Javier que constituye su límite sur y el arroyo Paso del Tigre que en sector es su límite norte. El San Javier es afluente del Paraná que no sólo es el principal río santafesino sino que forma una subcuenca de 1.510.000 de km2- y se encuentra entre los más extensos del mundo con sus 3.740 kilómetros de longitud, incluyendo el tramo del Paranaiba.

Los primeros argentinos

Con el adelantado Juan Ortiz de Zárate, llega al Río de la Plata, el poeta y cronista de la expedición, Martín del Barco Centenera. En su poema " La Argentina ", -publicado en Lisboa en 1603- al referirse a los criollos de Santa Fe, llama por primera vez "argentinos" a los nacidos en nuestra tierra.

La primera yerra

Desde el año 1576, según consta en las actas del Cabildo, se inicia en Santa Fe el registro de marcas de ganado. Esto otorga a Santa Fe la prioridad de esta práctica en el Río de la Plata, por lo que anualmente, el 15 de noviembre, también, se celebra la Fiesta Conmemorativa de la Primera Yerra.

Cayastá es tranquilidad, es paz, es historia, es cultura, es tradición y es la calidez de su gente.

El pueblo

“Reviva la historia, disfrute la naturaleza” es el slogan a través del que Cayastá nos invita a visitarlo. Cayastá se encuentra a tan sólo 80 Km. de Santa Fe, recorriendo la Ruta Provincial Nº 1, canal de transportación que corre paralelo al río San Javier, uno de los mayores afluentes del río Paraná.

Algunos atractivos del pueblo…

Museo del Recuerdo Cécil González

Se exhiben en su interior objetos de la vida cotidiana de los inmigrantes que habitaron la localidad.

Iglesia “Natividad de la Virgen”

Ubicada frente a la Plaza pública, posee una construcción sencilla, de una sola nave, con la torre para campanario en su frente y techo a dos aguas.

Cementerio local

En el mismo yacen los restos de los Condes León y Edmundo Tessières de Boisbertrand y un fragmento de piedra que perteneció a la primera Iglesia del pueblo.

Río San Javier

Bordea las Costas de toda la localidad y se ha convertido en uno de los mayores atractivos turísticos. Presenta una exuberante vegetación, la cual sumada al encanto de sus islas, deltas y a su fauna autóctona, posibilita la realización de excursiones, paseos, avistajes y la práctica de deportes acuáticos.

Colonia de Cayastá

La extensión de terreno que le fuera destinada a los fundadores de la localidad de Cayastá y habitada -en aquel entonces- por los primeros pobladores, resulta un atractivo paisaje que invita al descanso y rememora en sus edificaciones la antigua Colonia.

Las ruinas de Santa Fe La Vieja

La historia de la antigua ciudad de Santa Fe se descubre en las Ruinas de Santa Fe La Vieja, antiguo emplazamiento en el que pueden admirarse las huellas del ayer.

Allí fundó Juan de Garay la ciudad de Santa Fe sobre el río de los Quiloazas (hoy San Javier) cuyo trazado deja ver la mitad de la Plaza de Armas y las iglesias de la Merced, Santo Domingo y San Francisco.

Rodeado de una abundante y colorida vegetación, en su interior se pueden observar desde restos fósiles exhumados de los fundadores directos, canoas y otros elementos utilizados por indígenas y españoles que se exhiben en el Museo Fundacional Argentina.

Helvecia

Emplazado a orillas del San Javier, este apacible lugar nos atrapa por su imponente naturaleza y por el silencioso correr del río. La ciudad es una de las más tranquilas de la provincia de Santa Fe.

Hoy en día se puede afirmar que Helvecia es uno de los municipios más elegidos por los turistas que buscan estar en contacto con la naturaleza, disfrutando de los bellos paisajes y de la paz de las tierras que regala la región. El marco del paisaje, su flora y fauna indican a Helvecia como un excelente lugar para realizar actividades al aire libre como turismo aventura, pesca, caza y safaris por las espectaculares islas bañadas por sinuosos riachos. El muelle flotante es un místico símbolo de los helvecianos que une a la naturaleza con la historia de este pueblo costero.

Además, la localidad es conocida a lo largo de toda la provincia por ser la capital de la Fiesta Provincial y Nacional de la Pesca del Amarillo. Esto se debe a que la ciudad es apta para dicho deporte y concentra grandes cantidades de visitantes que buscan obtener el premio mayor. Sin embargo un hecho curioso es que no solo la fiesta del amarillo convoca pescadores sino que durante todo el año se puede ver a los viajeros disfrutando de dicha actividad.

Santa Rosa de Calchines

Santa Rosa de Calchines no tiene fecha de fundación. A su origen se lo relaciona con el momento en que la Reducción Indígena San Miguel de los Calchines se asienta en el lugar. Los indígenas junto al misionero Fray Antonio Rossi inician la construcción del templo en 1861 y se culmina la obra tres años más tarde.

Por este motivo se dice que Santa Rosa es un "pueblo fruto de la fe", ya que su origen tiene relación con la obra del templo y es alrededor de éste donde se asientan los primeros pobladores.

El templo de nuestra localidad fue declarado Monumento Histórico Provincial y en el 2006 se festejaron los 145 años de su construcción.

Saladero Cabal

Este pueblo posee una población aproximada de 900 habitantes distribuidos entre la zona urbana y rural, quienes en su mayoría trabajan en la explotación agrícola ganadera, y un grupo reducido se dedica a la actividad pesquera y trabajos temporales que se intensifican los fin de semana con la llegada de turistas.

Al ir llegando a Saladero Cabal se podrá observar desde la ruta la chimenea que pertenecía al antiguo Saladero que es parte del patrimonio histórico y arquitectónico de la localidad. El paisaje sobre el Río San Javier le brinda al visitante una variada gama de posibilidades en cualquier época del año, y gran cantidad de especies animales y vegetales tienen allí su hábitat natural. Estos territorios ofrecen además muy buena perspectiva para la caza deportiva de pato y una excelente pesca.

Si lo que busca es tranquilidad y buenas posibilidades de pesca no deje de visitar Saladero Cabal “paraíso de la tranquilidad”

San Javier

Donde la aventura es la de la luz y del silencio... Donde aguas sutiles y mágicos paisajes ofrecen al turista la oportunidad de conocer un lugar donde el tiempo transcurre como el viento...trazando huellas en el aire.

Donde con intuición salvaje, los aborígenes mocovíes fijaron su asentamiento a 156 km. al norte de Santa Fe, en lo más parecido al Edén que hallaron en esta maravillosa tierra virgen.

Sus espectaculares islas, lagunas y bañados convierten a San Javier en un lugar ideal para la pesca, caza, safari fotográfico y el turismo aventura.

San Javier es una ciudad rica en historia, allí ocurrió la última rebelión de aborígenes de Argentina conocida con el nombre del "Último Malón", cuya película fue filmada a principios del 1900 y se convirtió en el segundo film rodado por el Cine Argentino.

Además esta ciudad fue cuna del campeón mundial de boxeo Carlos Monzón y del gran poeta Julio Migno que con sus versos reflejó toda la vida litoraleña y las bondades de la naturaleza en todo su esplendor.

San José del Rincón

San José del Rincón se ubica a 13 km. de la ciudad de Santa Fe por la Ruta Provincial N°1 y aún conserva un aire colonial que le otorga gran atractivo turístico. Conservando un aire colonial que lo inunda de encanto, la localidad de San José del

Rincón aparece en el centro- este de la provincia de Santa Fe, integrándose al corredor turístico costero de orillas del río San Javier. San José del Rincón parece detenido en el tiempo. Calles de tierra apisonada bordeadas por una frondosa arboleda, arquitectura centenaria, y carteles comerciales hechos en madera y pintados delicadamente, configuran su fisonomía convirtiéndolo en un codiciado destino turístico.

Es que sus espacios verdes y su tranquilo estilo de vida le dan ese toque de lugar predilecto a la hora de descansar. Satisfacción que se hace extensiva al camping comunal, el balneario y las exquisitas playas que invitan a disfrutar de la frescura en contacto con la naturaleza.

En la ciudad, el centro lo constituye la Plaza Estanislao López, escenario en los primeros días de febrero del Festival Folclórico de la Costa, celebración donde el canto, el baile y la revalorización de la cultura son los pilares fundamentales. También los corsos engalanan Rincón en este mes, acercando el brillo del carnaval a la serenidad de estos pagos.